Implantes Dentales
radiovisiografia Un implante dental es el sustituto artificial de la raíz de un diente perdido, está fabricado con materiales biocompatibles que se ubican quirúrgicamente en los huesos maxilares, debajo de las encías, no producen reacción de rechazo y permiten su unión al hueso. La superficie del implante puede presentar diferentes texturas y recubrimientos, utilizadas habitualmente para aumentar su adhesión al hueso Una vez colocados en el lugar, el odontólogo puede colocar sobre ellos las coronas o puentes fijos que reemplazarán a las piezas dentarias perdidas.
Las prótesis y los puentes colocados sobre los implantes no se deslizan ni se corren en la boca, lo cual es una ventaja especialmente importante para la masticación y el habla. Esta adaptación ayuda a que las prótesis y los puentes se sientan más naturales que los convencionales para la masticación y el habla. Esta adaptación ayuda a que las prótesis y los puentes se sientan más naturales que los convencionales. Un puente es la unión de varias coronas que forman una única pieza y sustituyen a varios dientes que se han perdido. Los puentes pueden ir fijados sobre implantes o sobre los dientes naturales del paciente, por lo que existe una relación entre implante dental o puente. Cuando se colocan puentes sobre implantes dentales se necesitan menos implantes dentales que piezas dentales a sustituir, por lo que un implante sirve para fijar un puente dental que soporta varios dientes. En este caso implante dental o diente van de la mano. Si se fija el puente sobre dientes del paciente es necesario tallar el diente sano del paciente, por lo que suele ser más recomendable la colocación de implantes para evitar un desgaste innecesario de los dientes sanos del pacientes .